ein Bild

Top Cristiano - el ranking de sitios cristianos

http://www.top50sitecristianos.com/

 

ein Bild

 

EL MARIDO

  

EL MARIDO ES LA CABEZA DE LA FAMILIA

Efesios 5:21-31

21 Someteos unos a otros en el temor de Dios. 22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; 23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. 24 Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo. 25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 26 para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, 27 a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. 28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. 29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, 30 porque somos miembros de su cuerpo, de su carne y de sus huesos. 31 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.

I. Cor. 11:3

Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.

La palabra "cabeza" significa "autoridad".

El marido es la cabeza de la familia.

Esto significa que él tiene la responsabilidad de dirigir sabiamente los asuntos de su familia.

El marido debe ver por su familia en todo sentido: física, espiritual, emocional y socialmente. Es la familia de él y, por esto, tiene que ver por ella.

El marido es el proveedor, él "provee para los suyos", I. Timoteo 5:8. Si no lo hace "ha negado la fe, y es peor que un incrédulo".

  • Debe proveer alimento, abrigo, educación, dirección en asuntos del recreo y actividad social, y sobre todo la dirección espiritual.
  • Debe proveer la protección. Es el protector de su familia Debe proveer no solamente la protección física, sino también la espiritual.

El marido debe encargarse de la disciplina de sus hijos. Efesios 6:4. El marido que deja en manos de su esposa la disciplina de sus hijos desagrada a Dios.

 

LA PALABRA "CABEZA" NO SIGNIFICA "DICTADOR"

No tiene nada que ver con el despotismo. Debe ser la cabeza de la familia, porque Dios le da autoridad para hacerlo, pero no debe actuar como un dictador. El marido fiel considera a su esposa y a sus hijos. Debe ser un guía razonable.

I. Pedro 3:7, "Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo."

El marido debe escuchar a su esposa, aprender y tomar en cuenta los deseos y las opiniones de ella.

  • La mujer comparte la dirección de la familia. I. Timoteo 5:14, "gobiernen su casa" Tito 2:5 "cuidadosas de su casa".
  • La mujer no es esclava, sino compañera del hombre.

 

CRISTO EL MODELO PARA EL MARIDO.

Efesios 5:23 "el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia". Cristo es la cabeza; por lo tanto, El manda y dirige, pero lo hace con amor y paciencia. Cristo es el ejemplo para el marido.

Efesios 5:25 "Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella". El marido, como cabeza, debe amar a su esposa con un amor sacrificante, sin nada de egoísmo.

  1. I. Corintios 13:4-7 nos da un buen análisis del amor.
  2. El amor debe ser expresado tanto con palabras como con la conducta (con los hechos). Debe ser expresado mostrando toda consideración con ternura.
  3. El marido debe ser humilde, dispuesto a confesar faltas, y no solamente buscar faltas en su esposa e hijos.
  4. Este amor se expresa afectuosamente, y también en la simpatía, el apoyo, en el consuelo, y en la comprensión. A veces el marido dirá desesperadamente, "No la comprendo". Es cierto, muchas veces el marido simplemente no comprende a su esposa. La mujer es muy distinta al hombre, no solamente en sentido físico, sino también en su forma de pensar, y sobre todo emocionalmente. Por tanto debemos considerar lo que dicen las escrituras en I. Pedro 3:7 "vivid con ellas sabiamente".

 

EL MARIDO DEBE AMAR A SU ESPOSA COMO SE AMA A SI MISMO.

Efesios 5:28 "los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, así mismo se ama".

Efesios 5:29, "Porque nadie aborreció jamás a su propia carne".

El marido y la esposa son una sola carne. Si el marido aborrece a su esposa, se aborrece a sí mismo. Si el marido destruye la felicidad de su esposa, destruye su propia felicidad.

Si todo marido aprendiera esta verdad, se evitarían grandes problemas. Cuando el marido es egoísta y gasta su dinero y tiempo buscando placeres para sí mismo y descuida a su esposa, está obrando en contra de sí mismo. La felicidad de los dos es una sola felicidad; son una carne.

Proverbios 31:28, "su marido la alaba". Al honrar a su esposa se honra a sí mismo, y si la critica y se queja de ella, se queja de su propia carne, se queja de sí mismo. Los dos ya son inseparables.

Colosenses 3:19, "Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas". La crueldad en la familia es intolerable. Está relacionada con el ascetismo, y aun con el suicidio. Si el marido es cruel con su esposa, es cruel consigo mismo también. Es una forma de autodestrucción.

  1. El machismo indica un complejo de inferioridad, una inmadurez casi incalculable, y sobre todo una profunda ignorancia y falta de cultura.
  2. Muchos maridos son crueles ("ásperos") con sus esposas, porque se sienten frustrados en su trabajo y quieren golpear a alguien, pero no se atreven a golpear al verdadero objeto de su enojo (por ejemplo, el patrón o los clientes). Por lo tanto, la esposa e hijos llegan a ser víctimas de su enojo. Esto es injusticia y crueldad.

Mateo 7:12 cabe muy bien aquí.

  1. A veces la esposa necesita de la ayuda del marido en el trabajo de la casa (mayormente cuando ella está enferma).
  2. El marido y los hijos deben recordar que la casa, la cocina, los pisos, y todo lo que haya en la casa (ropa, muebles, cortinas etc.), es de ellos, y que el cuidado de la casa y su contenido es el deber de toda la familia. Deben decir, "esto es mío también; es mi responsabilidad",. Cada miembro de la familia debe decir, "Puedo y debo ayudar a cuidar lo que pertenece a nosotros". El machismo que caracteriza a muchos esposos es carnalidad.

 

EL MARIDO DEBE CUMPLIR CON EL DEBER CONYUGAL.

Pablo se refiere al acto conyugal o matrimonial (I. Corintios 7: 2-5). Este mandamiento no solamente requiere que el acto se realice, sino que los dos, tanto la esposa como el marido, reciba plena satisfacción dentro de su matrimonio, y que no la busque con otra persona.

Esto requiere el amor genuino, la ternura y la consideración mutua. Para evitar la fornicación y otros problemas, se requiere no solamente el matrimonio, sino también la relación correcta dentro del matrimonio.

Este acto que debe unir íntimamente a los cónyuges a veces es la ocasión de distanciamiento, debido al egoísmo del marido (o de la esposa). Si el marido piensa solamente en su propia satisfacción, él desobedece este mandamiento de cumplir con la mujer el deber conyugal. Si la esposa no se satisface sexualmente en su matrimonio debido a la falta de consideración de su marido, éste desobedece la enseñanza de Pablo.

Se habla mucho de las mujeres que quieren posponer o evitar el sexo con sus maridos por tener "dolor de cabeza" o por estar muy cansadas, etc. Es muy posible que una causa de este problema es que tengan esposos inconsiderados que solamente buscan su propia satisfacción.

El plan y el propósito de Dios es que los dos reciban plena satisfacción en esta parte esencial de su matrimonio, y que sirva para reforzar el lazo matrimonial. De otro modo, todavía existe el peligro de la fornicación, aunque estén casados.

Por lo tanto, mucho depende del hombre. El debe educarse sobre el asunto y no suponer que ya lo sabe todo. A muchos maridos les falta comprensión de las necesidades físicas y emocionales de sus esposas.

I. Pedro 3:7, "vivid con ellas sabiamente"

 

EL MARIDO DEBE AMAR A SUS HIJOS.

Para demostrar que los ama debe criarlos en disciplina y amonestación del Señor, Efesios 6:4.

Colosenses 3:21, "Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten". Dice Efesios 6:4 "no provoquéis a ira a vuestros hijos".

El amor provee todo lo necesario para los hijos: alimento, ropa, educación, etc. Y todo le cuesta al padre no solamente trabajo y dinero, sino mucho tiempo.

  1. No hay otra bendición más grande que el padre pueda dar a sus hijos que el tiempo mismo, porque al darles tiempo les da una porción de sí mismo; comparte su vida con ellos. Muchos padres no tienen tiempo para sus hijos, y aunque les den dinero y muchos beneficios materiales, éstos se sienten d4efraudadosLos hijos requieren atención personal. Recuérdese que el marido y padre es la cabeza de la familia. Debe encargarse de todo aspecto de la vida de su familia. Esto requiere mucho tiempo, pero es tiempo bien invertido.
     




    Aalher - Copyright 2007 © Todos los derechos reservados


  1. Biblia / Concordancia / Diccionario Biblico / Biografias / Mapas /




























  2. ein Bild



    ein Bild

    Nos Visitaron hoy 1 visitantes (19 clics a subpáginas) ¡ JESUS les Bendiga !
    => ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=